Trabajo perfecto en el que Val depositó paciencia, sabiduría, mimo, respeto, profesionalidad y destreza. Devolvió la vida a un viejo cuadro familiar, que tenía serias heridas del tiempo. Y ahora luce como fue, hace muchos años.
Maravillosa, Val